• Al momento de contratar un Seguro de Hogar, la vivienda debe cumplir con las siguientes normas mínimas de seguridad:
    Ser habitada en forma permanente.
    Contar con cerradura doble paleta o bidimensionales o computarizadas en todas las puertas de acceso.
    Rejas de protección de hierro en ventanas, puertas, tragaluces u otras aberturas con paneles de vidrio y/o similares de planta baja y que den a la calle, patio o jardines. En caso de que la vivienda no tenga rejas, debe tener un sistema de alarma.
    Cuando se trata de viviendas en planta baja (casas o departamentos) que linden con un terreno baldío, una obra en construcción, una vivienda abandonada, deberán tener un muro o reja de 1,80 metro de altura por lo menos.
    Estar edificada de medianera a medianera, excepto que cuente con el mencionado muro o reja.
    Estar construida en material.
  • Si el seguro es tomado por el inquilino y el siniestro es por incendio,se indemnizará los daños del edificio y sus instalaciones al locador o dueño del inmueble, quien es en definitiva el damnificado.
    En caso que el seguro contratado incluya además del incendio del edificio su contenido (muebles, artículos electrónicos, ropa, etc.), el inquilino cobrará la indemnización por los mencionados bienes que son de su propiedad.
  • Para la cobertura de bienes según detalle o seguro técnico de equipos electrónicos, deberá informar el valor y nº de serie y artículo del bien adquirido a su productor o personalmente en las oficinas de San Cristóbal, para que ese producto cuente con cobertura.
    Para las coberturas de incendio contenido, robo contenido general o robo contenido exclusivo no es necesario informar los bienes ya que toma una cobertura global. Además, al ser la modalidad “a primer riesgo absoluto” el asegurado cobrará la indemnización hasta el total de la suma asegurada, sin importar los bienes declarados.
  • Sí, en este Seguro se pueden cubrir equipos de computación, debiendo declararse las características de cada unidad asegurada como así también el valo a nuevo de las mismas.
  • Sí, es un requisito que establecen todos los bancos para otorgar un préstamo. Como existe una hipoteca sobre el inmueble, la entidad exige contratar un seguro de incendio que cubra el edificio y sus instalaciones. Este seguro se hace con un endoso a favor de la entidad bancaria, quien figura como acreedor y -en caso de un siniestro- cobrará el saldo del préstamo otorgado. De esta manera, el banco se asegura que ante la falta del bien hipotecado por un siniestro (incendio) podrá cobrar la deuda. De lo contrario, al dejar de existir el inmueble perdería su principal garantía de pago del crédito en tiempo y forma.
  • En el caso de una cobertura a prorrata, San Cristóbal abonará la indemnización en la misma proporción en que el cliente aseguró el bien respecto de su valor real.
    Tomemos un bien que vale $1000 y se asegura en $800 es decir, el 80% del valor. Sufre un daño por $500, con lo cual se indemnizará el 80%, es decir $400.
    En cambio, si se tiene una cobertura a primer riesgo absoluto, San Cristóbal abonará la indemnización hasta la suma asegurada, independientemente de la proporción que exista entre el valor del bien y el valor por el cual se aseguró.
    Para un bien valuado en $1000 asegurado en $800 que sufra un daño por $500, la compañía abonará la suma de $500.
  • A la porción de un siniestro que queda a cargo del asegurado. Por ejemplo, si una cobertura tiene una franquicia de $2000, el asegurado deberá asumir ese monto de su bolsillo de ocurrir un siniestro. Si el valor total de un siniestro supera dicho monto, la aseguradora pagará la diferencia entre la franquicia y el valor total. El monto de la franquicia se encuentra detallado en la póliza o certificado de cobertura. Cuanto mayor sea la franquicia menor resultará el costo del seguro.
    Por ejemplo, tengo un seguro con una franquicia del 10% y sufro un siniestro valorado en 5000 pesos, deberé afrontar $500 y la aseguradora los $4500 restantes.