• Se puede asegurar una amplia gama de vehículos: desde el tradicional automóvil hasta -por ejemplo- cosechadoras, máquinas viales o casas rodantes. En todos los casos, la suscripción del riesgo queda supeditada a evaluaciones técnicas.
  • Se tendrá en cuenta el valor promedio de venta al público al contado en plaza de un vehículo de igual marca, modelo y caracteristicas al momento del siniestro, teniendo en cuenta como valor máximo, la suma asegurada que figure en la póliza o certificado, mas el ajuste automático de suma asegurada de estar incluido.
  • Todo accesorio o equipo incorporado al vehículo que no pertenezca al modelo original de fábrica tiene que ser declarado por el asegurado, quien deberá describir sus características y asignarle un valor para ser amparado. Lo mismo para la declaración del equipo de GNC. En este caso se debe detallar el regulador y el o los cilindros que contienen el gas con su respectiva numeración.
  • El titular de la póliza deberá acercarse a la oficina más cercana o contactarse con su productor asesor, para solicitar la baja del seguro.
  • Se denomina franquicia al monto que queda a cargo del asegurado en cada acontecimiento cubierto. Vale decir que la Compañía afrontará solo el excedente por toda reparación y/o recomposición que supere la franquicia que se encuentra detallada en la Póliza o Certificado de Coberturas. Cuanto mayor sea la franquicia menor resultará el costo del seguro.